La revisión ginecológica anual - Consulta ginecología en córdoba
20764
post-template-default,single,single-post,postid-20764,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,content_with_no_min_height,select-theme-ver-2.8,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.1,vc_responsive
Revisión ginecológica anual

La revisión ginecológica anual

¿Conoces la importancia de una revisión ginecológica anual? ¿Sabes qué enfermedades o trastornos se pueden detectar o prevenir? Los profesionales recomendamos una visita al ginecólogo una vez al año para controlar la salud del aparato genital de la mujer.

 

No se debe acudir sólo a la consulta cuando aparecen problemas o molestias o cuando estamos embarazadas. Acudir de forma periódica al ginecólogo es fundamental para asegurarnos de que todo está bien, ya que en diversas ocasiones puede haber algún tipo de problema o alteración que no da síntomas o produce señales externas. Puede ocurrir que cuando se detecte, la enfermedad esté muy avanzada y pueda complicarse su tratamiento.

 

Las pruebas que se realizan en la revisión permiten detectar enfermedades en sus fases iniciales. Así, con una citología podemos prevenir el cáncer de cuello de útero, y la ecografía, por ejemplo, nos ayuda a diagnosticar los tumores de útero y de cáncer de ovario en sus fases iniciales. Subrayamos, por tanto, que cuanto antes diagnostiquemos el problema mejores serán los resultados del tratamiento y aumentarán las posibilidades de curación.

 

Antes de pedir una cita, las pacientes tienen muchas preguntas. Una de las más frecuentes es ¿desde cuando debo hacerme revisiones ginecológicas periódicas? La respuesta es sencilla, recomendamos desde que empezamos a ser sexualmente activas o a partir de las 25 años. Otra de las que más se repiten versan sobre el dolor que puede producir la revisión. Una revisión ginecológica anual no provoca dolor. Puede ser que alguna de las fases de la revisión provoque algún tipo de molestia, pero nunca es un proceso doloroso. De todas formas, haremos todo lo que esté en nuestra mano para que esas molestias que puedan existir se minimicen al máximo y así conseguir una mayor comodidad, relajación y confianza.

 

Comienza el 2018 por lo que os animo a empezar el año dándole importancia a la salud y pedir una cita a vuestra ginecóloga.

 

Otros artículos de Virginia Guerra: