La colposcopia es una prueba habitual - Doctora Virginia Gerra
20587
single,single-post,postid-20587,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,content_with_no_min_height,select-theme-ver-2.8,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.1,vc_responsive
Ginecóloga atiende a su paciente

La colposcopia

Es probable que después de una revisión ginecológica y de una citología nos hayan informado de displasia o presencia de células anormales en el cuello uterino y nos hayan recomendado realizar una colposcopia.

 

La colposcopia es una prueba de diagnóstico ginecológico que permite inspeccionar el cuello de la matriz para localizar, con precisión, lesiones que pudieran ser precancerosas. Es un procedimiento que aporta mayor exactitud y seguridad a la prueba del VPH (Virus del Papiloma Humano) o Papanicolau, que se detecta en la citología, y que es el responsable de la mayoría de casos de cáncer de cuello de útero.

 

Esta prueba se realiza con un aparato llamado colposcopio, una lupa binocular con iluminación propia que permite visualizar, a gran tamaño, los tejidos de la pared vaginal y el cérvix o cuello del útero.

 

La colposcopia no es dolorosa ni provoca sangrado y se realiza en consulta en unos minutos. A la paciente se le introduce un espéculo y se le aplica una solución química, una disolución de ácido acético, para limpiar la mucosa, y un colorante, como el lugol,  que ayuda a diferenciar y resaltar las áreas anormales del útero.

 

En caso de que se observen zonas sospechosas con el colposcopio, se pueden tomar biopsias de dichas zonas y actuar así, tempranamente, ante lesiones que pueden llegar a evolucionar a cáncer de cérvix, el segundo más frecuente en las mujeres. La biopsia dirigida del útero es un estudio bastante frecuente que permite determinar el grado de las lesiones celulares y si requieren algún tratamiento específico o simplemente, continuar con los controles habituales.

 

No debemos alarmarnos si nos dicen que tenemos una lesión precancerosa ya que esta tarda años en evolucionar hacia un cáncer. La inmensa mayoría de las lesiones precancerosas de cuello de útero, además, curan espontáneamente.

 

Por lo tanto, el hecho de que haya que hacer una colposcopia no es en ningún caso un síntoma o señal de alarma. Simplemente es habitual que se realicen para descartar otros problemas de mayor importancia.